Síguenos en:

El poder de un abrazo por @Patricia_Zepeda

Imagen de Patricia ZEPEDA

Cuando nos abrazamos larga y sinceramente, la magia sucede.

Dar o recibir un abrazo es siempre un gesto que sin duda nos hará sentir bien. Cuando estamos tristes o no sabemos cómo expresarle a la otra persona que compartimos su tristeza un reconfortante y fuerte abrazo será siempre la solución. Cuando alguien nos expresa su cariño y nos abraza nos hace sentir seguros, ya que no importa nuestra edad ni nuestra posición en el mundo, todos necesitamos sentirnos seguros, protegidos, queridos, confiados, fortalecidos, valorados, comprendidos y los sentimientos de dolor en gran medida son mitigados al recibir un abrazo.
El efecto tan positivo en cuanto a bienestar físico-emocional que puede dar a los seres humanos un abrazo es tal, que ya se creó una terapia denominada “abrazoterapia” la cual ha demostrado ser altamente terapéutica ya que el contacto físico, mucho más allá del contenido sexual posee efectos que se dan tanto en la persona que abraza como en la que es abrazada mejorando ambos su estado emocional. Esto se debe a que al abrazarnos, nuestro cerebro segrega hormonas que nos ayudan a eliminar los niveles de ansiedad, de tristeza y de depresión, al mismo tiempo que fortalece nuestro sistema inmunológico y refuerza el poder de nuestro sentido del tacto.

Investigadores de la Universidad Carnegie Mellon en Pittsburgh, Pensilvania descubrieron también por medio de un estudio realizado a un grupo de pacientes que la abrazoterapia podía incluso llegar a proteger de infecciones, requirieron un grupo de aproximadamente 400 adultos sanos, se les monitoreo durante 2 semanas según la frecuencia en que presentaban conflictos con terceros y los abrazos que habían llegado a recibir durante esos días, para finalizar se les expuso a un virus de resfriado común y fueron sometidos a una cuarentena para poder observar la evolución de la enfermedad y se comprobó que los pacientes que tenían menor conflicto con terceros y habían recibido más abrazos previos a este experimento eran menos propensos a enfermarse, por lo que se determinó que los abrazos cumplían con su efecto protector en este tipo de infecciones. Sheldon Cohen el director de la investigación explica que este efecto podría residir en que los abrazos juegan un papel importante como inductores de protección, a la vez que disminuyen el estrés y favorecen nuestro sistema inmunológico.
Abrazar a alguien es una forma de dejar a un lado las palabras y expresar lo que sentimos de manera corporal y dejando hablar a nuestro corazón. ¿Quien no recuerda un abrazo de esos que te aprietan bien fuerte y te hacen cerrar los ojos y olvidarte del mundo? Esto ocurre porque nuestra mente se concentra en el aquí y el ahora y en cierto modo evade por un instante los problemas y las preocupaciones futuras. Claro que los abrazos nos hacen más felices, porque traen con ellos una carga maravillosa de amor y bienestar, son abrazos sinceros que sin duda contribuirán a tu felicidad en el momento en que los vives y en el momento en que los recuerdas. No esperes una fecha especial, el momento puede ser ahora.
Los abrazo bien fuerte y espero sus dudas, comentarios, críticas y demás. Todos bienvenidos en mis redes sociales:
twitter @Patricia_Zepeda
Instagram: LA_ZEPEDA
Mail: [email protected]

ESCUELA DE LA VIDA
Compartir este contenido: 
Patricia ZEPEDA
Patricia Zepeda Actriz, especializada en arte dramático por la escuela Arte Escénico M.P. y la facultad de teatro de Xalapa Ver. Productora asociada de la empresa Butaca Films. Guionista y productora asociada de la serie 91.Miedo. Licenciada en Psicología y en educación infantil. Profesora de literatura mexicana e hispanoamericana.