Síguenos en:

El secuestro de la amígdala Cerebral

Imagen de Vivian Toussieh

La inteligencia emocional en la pareja.

¿Cuántas veces has tenido ganas de gritar y hasta soltar un golpe a tu pareja que tanto amas? ¿Lo has hecho? ¿Te contienes y lo sacas de otra manera? ¿Mejor lloras a solas o lo guardas para contarlo a tu terapeuta? ¿Sientes que cuando te enojas, te transformas?

Las emociones como la ira, la frustración, los celos, la impaciencia o la intolerancia pueden llegar a tener una intensidad tan fuerte que bloquean nuestras demás funciones cerebrales como la capacidad para controlar nuestros impulsos o pensar con claridad.

El Dr. Daniel Goleman, psicólogo y neuroespecialista, en su libro “El cerebro y la inteligencia emocional” explica cómo cuando tenemos una emoción negativa muy fuerte las neuronas segregan gran cantidad de neurotransmisores, y puede llegar a ocurrir lo que él llama un “secuestro a la amígdala”. La amígdala cerebral es la parte del cerebro encargada de procesar nuestra información emocional y afectiva. Cuando tenemos este tipo de situaciones se inhibe la funcionalidad de la corteza pre frontal del cerebro que maneja las funciones complejas como controlar nuestras respuestas o pensar en las consecuencias antes de reaccionar.

Generalmente es en la relación de pareja en dónde se nos presentan los mayores retos emocionales, ya que generalmente nos exponemos a todo tipo de circunstancias con nuestro compañero; a los altibajos y las frustraciones que la vida misma conlleva. Nuestra esencia humana, imperfecta y sensible, nos hace vulnerables ante ciertas situaciones en las que perdemos el control. Sin embargo, rebasar la línea de respeto en la relación hace que se pierdan ciertos límites que van desgastando la relación y a veces, los daños son irreparables.

Lo que nos propone el Dr. Goleman es evitar que lleguemos a este punto, ya que estando ahí es muy difícil no reaccionar sin control. Cuando tenemos un conflicto con la pareja sea justificado o no, tenemos la libertad de decidir cuánto vamos a permitir que afecte nuestras vidas y las consecuencias que dejemos que tenga.

Por ejemplo, digamos que mi pareja me hace un comentario como ”eres muy mala cocinera”, después de haber pasado media tarde cocinando un platillo especial para él, lo servimos caliente y nuestra pareja nos responde con esta frase. Al momento de escuchar estas palabras siento que hiervo por dentro, pienso en todas las ganas que puse en hacer un platillo para complacerlo, luego comienzo a pensar en lo agresivo que es con sus comentarios, así continúo engrandeciendo el enojo hasta que segundos después le hago todo tipo de agresiones y nuestra noche romántica termina en gritos y llantos.

La inteligencia emocional nos ayuda a auto controlarnos en los momentos en los que se nos presenta una situación que reta nuestra estabilidad emocional. Para ello hay que ejercitar nuestra capacidad para auto regularnos y lograr evitar llegar a ser secuestrados por nuestra amígdala. Así como fortalecemos nuestros músculos en el gimnasio o ejercitamos nuestra mente con ecuaciones matemáticas, podemos fortalecer nuestras habilidades emocionales practicando ciertos métodos como:

Estar consciente: el primer paso para practicar la inteligencia emocional es estar consciente de nuestras emociones y nuestros pensamientos, es el darme cuenta que me está pasando en este preciso momento, en el aquí y ahora.

Meditación: la meditación es una práctica milenaria que tiene la función de ayudarnos a estar en el presente sin distracciones como los pensamientos o el cuerpo. Existen muchos métodos de meditación, busca el que más te guste y practícalo de 15 a 20 minutos por lo menos una vez al día.

Respiración: cuando controlamos el tiempo de nuestras inhalaciones y exhalaciones nuestro organismo tiene reacciones a nivel emocional. Por ello nos sugieren respirar profundamente cuando tenemos un disgusto o susto. Cuando nos concentramos en nuestra respiración nos podemos dar cuenta con más claridad cómo nos sentimos. Cuando estamos relajados nuestra respiración es larga y profunda mientras que cuando estamos perturbados son cortas y rápidas. Es de mucha ayuda hacer 3 respiraciones profundas para relajarnos antes de reaccionar.

Paro de pensamiento: cuando nos sentimos fuertemente enojados, dolidos, encelados o frustrados, nuestros pensamientos pueden aumentar o disminuir la emoción. Si queremos tener más control en nuestras reacciones emocionales podemos usar la técnica de parar el pensamiento en seco y dejar de darle vueltas al mismo asunto hasta que nos encontremos más tranquilos.

Empatía: otra manera de evitar agredir y desgastar la relación es ponerme en el lugar del otro y no solamente ver mi punto de vista. Antes de actuar o platicar con mi pareja tomate unos minutos para reflexionar.

No es fácil ver las perspectiva más grande y controlarnos cuando nos sentimos altamente afectados por alguna situación, sin embargo es un hecho que podemos trabajar para mejorar nuestras respuestas, y con ello nuestras relaciones y nuestras oportunidades en todas las áreas de nuestra vida.

Cuando rompemos con los límites de respeto en nuestra relación de pareja, se abre la puerta a que puedan volver a suceder, gritos, insultos, amenazas o hasta algún tipo de violencia, que en el momento no medimos la gravedad de lo que estamos haciendo y más tarde pueden quedar heridas en ambos difíciles de resarcir. Hay que pensar antes de actuar, con la practica se hace el maestro, en el camino vamos a tener errores. Hay que aprender a recapitular sobre nuestro comportamiento, para dejar de hacer lo que nos está haciendo daño a nosotros y a nuestra pareja. No te olvides de pedir un perdón de corazón cuando lastimas y principalmente hacer un esfuerzo por no volverlo a hacer. Poco a poco se llega lejos.

Con amor,
Vivian Toussieh.

Taller especial de parejas: 16 y 17 de Mayo Costo 2,000 pesos.
Informes e inscripciones: [email protected]
Cupo Limitado.

ESCUELA DE LA VIDA
Compartir este contenido: 

Contenidos relacionados

¿Cómo llevarme bien con la ex de mi marido?...
Después de un largo día de trabajo, cuentas los...
El papel de la pareja para encontrar la felicidad...
Vivian Toussieh
Psicóloga y escritora. Incansable buscadora de la verdad, de la profundidad de la vida y de las personas Vivian M. Toussieh. estudió psicología en un intento por adentrarse a la mente y las emociones humanas de manera profesional y personal. Conocer las teorías sobre el desarrollo y la esencia humana son su pasión. Busca a través de ellas comprender el sentido de la vida y las relaciones humanas. El enfoque de sus obras tienen sus raíces en esta búsqueda por entender el universo, al hombre y a la divinidad.