Síguenos en:

Evitar el daño Cerebral

A lo largo de nuestra vida estamos expuestos a sufrir múltiples accidentes, la mayoría, sin gran trascendencia; sin embargo, existen un tipo de accidentes del que debemos cuidarnos y tratar de evitarlos porque sus consecuencias pueden ser terribles.
Me estoy refiriendo a los accidentes graves que pueden producir un daño cerebral. En este artículo quiero hablarles un poco del daño cerebral adquirido, las causas, sus características y qué debemos hacer en caso de presentarse.
El daño cerebral adquirido (DCA) es el resultado de una lesión súbita en el cerebro; es un tipo de daño que no se presenta desde el nacimiento y produce diversas secuelas en el ámbito físico, lingüístico, psicológico y emocional impactando no sólo la vida y la autonomía de la persona que lo padece, sino también de su familia.
Las principales causas de un DCA son: los traumatismos craneoencefálicos, es decir, golpes extremadamente fuertes en la cabeza causados por accidentes automovilísticos o caídas; los eventos cerebro vasculares (EVC) en los que hay interrupción del flujo sanguíneo en alguna región del cerebro, como las embolias o infartos cerebrales y, por último, los tumores y las infecciones cerebrales.
¿Qué secuelas produce un DCA? Las secuelas dependen de la localización y del tamaño del daño; puede haber secuelas en el ámbito físico-motor en el que la persona pierde el control de una parte de su cuerpo hasta el control total; en el ámbito lingüístico en el que se afecta la facultad comunicativa como: recordar nombres de cosas, animales y/o personas; construir y/o comprender oraciones; pronunciar palabras u oraciones, etc.; pérdidas en las habilidades cognoscitivas como las matemáticas, la lectura y la escritura; secuelas en el ámbito psicológico que provocan depresión y/o cambios en la conducta, por mencionar algunos. Un DCA puede afectar una sola área o afectar varias al mismo tiempo; incluso el daño puede ser tan severo que la persona pierde por completo la capacidad de valerse por sí mismo y puede quedar en lo que se conoce como “estado vegetativo”.
Si ya existe un DCA ¿Qué se debe hacer? El cerebro es un órgano maravilloso, no importando qué tan grave sea el daño, en los primeros días después del evento, hay una pequeña recuperación; sin embargo, esto no significa que todo volverá a ser como antes; la rehabilitación es esencial para la recuperación parcial del paciente, hago hincapié en “parcial” porque por muy buena que sea la rehabilitación, jamás podrán recuperarse totalmente las habilidades perdidas. Dependiendo el tipo de daño y las secuelas se recomienda llevar terapia física, de lenguaje, ocupacional y/o psicológica. En la mayoría de los casos se requiere más de un tipo de terapia lo cual favorecerá a la mejor recuperación de la persona.
¿Se puede evitar un DCA? A pesar de que ninguno de nosotros estamos exentos de padecer un DCA, en el caso de los provocados por un traumatismo craneoencefálico, existen acciones que pueden prevenirlos: usar siempre el cinturón de seguridad sin importar que vayamos en la parte trasera; utilizar casco si vamos en moto o bicicleta y evitar el uso del celular al manejar puede eliminar la posibilidad de accidentes automovilísticos. En el otro tipo de causas de DCA, como los EVC, a pesar de que su presencia es favorecida por factores hereditarios, la buena alimentación y el ejercicio continuo, pueden disminuir la posibilidad de que se presente. Está en nosotros eliminar las posibilidades de padecer este tipo de daño ¡Cuidémonos!
Si tienes dudas o algún comentario, puedes encontrarme como @ximooop en twitter o puedes escribirme a [email protected]

ESCUELA DE LA VIDA
Compartir este contenido: 

Contenidos relacionados

Escucha este episodio de La Llave Maestra con...
NO SUFRAS MÁS !!! Deshazte de la tristeza y sal...