Síguenos en:

No sabíamos todo sobre los celos... ¡Ahora te vas a sorprender!

Imagen de Julia Ines CALZADA

¿Haz sentido celos? Estoy casi segura que sí... los celos son un mecanismo del cerebro que no todo tiene que ver con la sexualidad como nos han hecho creer y todo que ver con el afecto. Nuestro cerebro sabe perfectamente que depende del amor de los demás para sobrevivir en la vida, tener una salud mental buena y una economía estable. Cuando la gente nos aprecia, nos valora y nos lo demuestra nos sentimos confiados, queridos y nuestro cerebro se relaja del estrés, este proceso le permite ser creativo, propositivo, querido por más personas y así aumentar nuestras posibilidades de sobrevivir.
Los celos no son solamente sexuales, son afectivos. Busca nuestro cerebro sobrevivir y sabe que la mejor arma es el afecto. Esto es inteligencia emocional, sin embargo hay ocasiones en donde la búsqueda desenfrenada por el afecto ( protección, seguridad, economía sana, salud y belleza) nos lleva a destrozar a las personas que amamos o nos aman.
¿Cómo? Pues no les permitimos que amen a nadie más. Los celamos de sus novios, novias, esposos, hijos, hermanos... Los celos pueden llegar a ser tan patológicos que destruyan familias enteras, desintegren en vez de unir.
PAdres que celan, hermanos que celan, hijos que celan, los celos destruyen porque son una manifestación posesiva del afecto.
Cada quien debe tener su lugar los padres deben estar en su lugar correcto, por ello deben no depender de sus hijos económico o afectivamente, lo mismo los hijos y la pareja entre ellos también a pesar de que ellos sí son el núcleo del afecto, deben cada uno tener su propia independencia de sí mismos, con el afán de no asfixiarse.

Hemos hablado de los celos en varias ocasiones. Esta función biológica del cerebro es instintiva pues está intalada en la parte más primitiva del cerebro: La amígdala, área de nuestro cerebro dedicada a la detección del peligro para hacerle frente a las amenazas a través de la agresión o para salvarnos del riesgo mediante el mecanismo de huída. El cerebro sabe que lo más importante que tenemos los seres humanos es el afecto de los demás. Gracias al cariño que nos tienen los otros vivimos de manera sana, somos felices, logramos relaciones fuertes con otras personas, tenemos una salud mental. El afecto es el principal motor de nuestro sano desarrollo mental, emocional y hasta económico.

Es por ello que los celos se activan para proteger lo que es nuestro " el afecto" ( o lo que queremos que sea nuestro) y su función tiene que ver con garantizarnos el cariño (cuidados, atenciones, ayuda económica, mimos y gestos de dulzura) de una persona. Los celos no solamente son sexuales, esto que quede claro. Los celos son una sensación fea que sentimos cuando creemos que podemos perder el afecto de quien amamos o nos ama. Nos sirven para expresar que queremos la atención exclusiva ( o protagonista) para la procreación de nuestros genes, la protección del alimento de nuestra manada y la seguridad de nuestra familia, entre otras coas.
Los celos son necesarios en una justa medida. Solo podemos celar a quien amamos o queremos tener de manera exclusiva. Si alguien a quien tu amas mucho no te cela ni poquito, dicen los científicos del comportamiento humano que deberías preocuparte, pues esa persona no está lista para hechar raíces contigo, para desear hacer una familia. Las personas buscamos que nuestros sentimientos estén a salvo y para ello de vez en cuando una pequeña demostración de celos no está mal, siempre y cuando no se exagere en la posesión ni se busque generar consecuencias graves.

En este video que vas a ver a continuación o que ya has visto, te explico que hay fundamentalmente dos tipos de celos

Celos biológicos (Normales): Para conservar nuestra pareja. En estos son un mecaniso del amor romántico de exigir exclusividad.
Celos Clínicos (Patológicos) : Aquí la persona empieza a caer en el terreno de la imaginación y sufre más por lo que se imagina que por lo que realmente es. Las personas que sufren de unos celos tremendos tienen por lo general alguno de estos desencadenadores ( elementos que desencadenan el problema)

Factores:
Familiar: Personas que han vivido en familias muy tóxicas en donde los padres actuaron de manera infiel entre ellos. Son personas que tienen o muy baja autoestima o el ego demasiado elevado (falsa autoestima). Aprendieron a obtener el amor de una manera posesiva o chantajista y suelen tener una actitud de superioridad, exigen mucho pero no han entendido que para recibir, hay que aprender a dar primero.
Orgánico: Este tipo de personas con desorden obsesivo compulsivo, tiende (no es regla) a ser más celosos. La razón es porque su cerebro está muy alerta de las amenazas y es desconfiado inequivocamente.
Adicciones: Las adicciones son un indicativo de depresión y de abandono de la persona. Alguien que está enganchado en el consumo de sustancias estimulantes empieza a desenfocar su visión de sí mismo(a) y pierde el control sobre sus emociones. Se muestra eufórico o depresivo, situación que lleva a perder la objetividad de la realidad, inventándose una en donde él o ella suelen ser víctimas de lo que les pasa.
Para leer más sobre los celos patológicos los invito a leer el artículo de la Dra. Vivian Toussieh http://escueladelavida.com.mx/vida/los-celos-un-dragon-de-dos-cabezas

Gracias por compartir y comentar este artículo. ¿Estás de acuerdo con nosotros en que los celos no solo son sexuales? Cuéntanos tu experiencia. Ayudemos a hacer comunidad. Los quiero y por favor, no les quita nada, regálenos un like en facebook.

https://www.facebook.com/JICALZADAA/

https://www.facebook.com/escuelavi/

Compartir este contenido: 
Julia Ines CALZADA
Fundadora de “Escuela de La Vida”, contenidos que inspiran a la creación colectiva y a la reinvención del individuo.