Síguenos en:

Se aceleran los casos de autismo en el mundo entero

¿Cómo puedo saber si mi bebé tiene principios de autismo?

En 2010 la tasa de autismo era de 1-2 sobre mil nacimientos, hoy solo 5 años después, la tasa es de 1-2 sobre 150. El autismo no es una enfermedad, es un trastorno del desarrollo que se manifiesta en la infancia. Lo sufren aproximadamente 1 de cada 150 nacidos. Afecta cuatro veces más a los hombres que a las mujeres. El Trastorno del Espectro Autista (TEA) es el nombre que se utiliza para definir una alteración genética que se manifiesta a través de un grupo de importantes dificultades en la comunicación, socialización y conducta; este trastorno se presenta de manera distinta en cada persona y las afectaciones pueden ser desde muy leves a graves.
Existen tres tipos de TEA: el Trastorno Autista (ASD), el más conocido, afecta el desarrollo del lenguaje y la socialización, además existen personas con este trastorno que presentan déficits intelectuales. El Síndrome de Asperger, es un grado ligero de autismo. En este caso, las afectaciones de lenguaje son menores, se adquiere el lenguaje de forma más regular pero presenta problemas para comprender chistes o sarcasmos y la comprensión de las oraciones suele ser bastante literal, sin embargo, también presenta graves problemas para la socialización. Por último está el Trastorno Generalizado del Desarrollo No Especificado (PSD-NOS) este es el más llevadero, el cual presenta solamente problemas leves de lenguaje, de socialización y comunicación, en los dos anteriores casos, es bastante común que los padres no le den importancia y crean que es parte de la personalidad del niño y que ya se hará más sociable en la escuela, pero no de hecho es muy frecuente que los niños sufran de bullying y acoso en la escuela.
Ahora bien ¿Cómo puedo saber si mi bebé tiene un grado de autismo? Un grupo de investigadores afirman que una percepción visual “excepcional” en los bebés menores de un año, puede ser una característica temprana del TEA. En un estudio realizado a 109 niños, se encontró que los bebés de 9 meses que percibieron con mayor rapidez un símbolo que no coincidía con otros dentro de una pantalla, eran más propensos a recibir un diagnóstico de TEA a los 2 años.
El experimento consistía en observar una pantalla que mostraba un círculo lleno de X y la aparición de una O, S, V, o el signo +; después, mediante la tecnología de rastreo ocular se cronometró la rapidez con que la letra o símbolo (O, S, V y +) atraía la atención de los bebés. Además se les aplicó una evaluación de síntomas de autismo a los 9 meses y dos evaluaciones posteriores a los 15 meses y 2 años de edad.
Cuando los investigadores compararon la velocidad con que los niños notaban la letra que no encajaba con las X, encontraron que aquellos que más rápido localizaron dicha letra presentaban más síntomas de autismo a los 15 meses y a los 2 años. Los resultados demostraron que el 20% de niños en riesgo habían sido diagnosticados con TEA y un 30% adicional mostraba un incremento en varios síntomas del autismo a la edad de 2 años.
Otros estudios han demostrado que los niños con TEA poseen una mejor búsqueda visual y son hipersensibles a los sonidos; sin embargo, nunca se había considerado que una de estas características pudiera ser determinante para hacer un diagnóstico temprano. El hallazgo sugiere que esta mejora en la visión tiene implicaciones en los problemas de interacción social e, incluso, en el lenguaje.
A pesar de que todavía faltan muchas cosas por descubrir acerca del TEA y sus causantes, estudios así son un pequeño paso para ayudar tempranamente a estos niños.
Si tienes alguna duda o comentario no dudes en escribirme a [email protected] o en twitter a @ximooop.

ESCUELA DE LA VIDA
Anonymous (no verificado)
Compartir este contenido: 

Contenidos relacionados

¿Sabías que las anormalidades en el...
El Trastorno por Déficit de Atención y/o...
A lo largo de nuestra vida estamos expuestos a...