Síguenos en:

TRASTORNO DE APRENDIZAJE

¿Estudias con tu hijo, revisas sus tareas, le explicas de distintas formas y aun así parece destinado al fracaso escolar? Puede ser que tu hijo este presentando un Trastorno de Aprendizaje (TA).
El Aprendizaje es un proceso cognoscitivo influenciado por el medio ambiente que determina el desarrollo mental y social de las personas; este proceso inicia desde los primeros meses de vida y continúa a lo largo de ella. Una gran parte de las habilidades más importantes que aprendemos se dan en la infancia de forma natural; sin embargo, existen niños que muestran limitaciones importantes y específicas en sus habilidades para aprender a pesar de que no presentan un problema evidente que pueda estar ocasionando estas dificultades.
El TA es un conjunto de dificultades en el ámbito de la lectura, la escritura, las matemáticas y/o el razonamiento sin que haya una disminución en la capacidad intelectual.
Es una condición permanente que afecta la vida escolar del niño; crea una discapacidad entre su verdadero potencial y su rendimiento académico; además tiene repercusiones graves en su autoestima, en sus relaciones personales con sus compañeros y, puede afectar seriamente la dinámica familiar.
Para que pueda considerarse que un niño padece TA, debe de tener un rendimiento por debajo de lo normal en habilidades cognoscitivas como la lectura, escritura, razonamiento matemático y solución de operaciones matemáticas como cálculo, suma, resta, multiplicación y división sin que estas dificultades sean consecuencia directa de otros trastornos como el retraso mental, enfermedades neurológicas, problemas sensoriales o trastornos emocionales. Generalmente, estos niños dicen comprender lo que los maestros explican en clase, resuelven sus tareas adecuadamente con apoyo de los padres o de tutores, pero en el momento de las evaluaciones donde deben resolver los ejercicios por sí mismos, su mente se pone en blanco, olvidan por completo cómo hacerlo o, simplemente, no comprenden qué deben hacer.
Esta situación resulta my frustrante para ellos, para sus padres y para los maestros, debido a que todos ponen su mayor esfuerzo para que el desenvolvimiento sea el óptimo, sin embargo, los resultados no están ni cerca de serlo.
¿Estás en esa situación? No te angusties, tú hijo puede estar padeciendo un TA y, aunque al principio puede aparentar ser muy dramático, las terapias de aprendizaje ayudarán satisfactoriamente a que tu hijo no sólo adquiera las habilidades en las que está presentando fallas sino que además, obtenga estrategias específicas a su problema que le ayuden a mejorar su rendimiento escolar y por lo tanto, su autoestima.
Lo primero es que una terapeuta de aprendizaje lo evalúe para discernir si se trata de un problema en el razonamiento matemático, en el cálculo, en la lectura o en la escritura, o bien, si presenta varios problemas. Una vez determinado esto, se realiza un diagnóstico y un programa de rehabiltación específico a las necesidades de tu hijo.
Para que puedas ver un verdadero cambio en él, se requiere de la constancia y el trabajo no sólo de la terapeuta sino de los padres y de los maestros. De 4 a 6 meses se necesitan para ver cambios en el aprendizaje de los niños y, por lo tanto, en su rendimiento escolar.
Si deseas conocer más sobre este tema o si tienes alguna duda, escribeme a [email protected] o sígueme en twitter como @ximooop.

Anonymous (no verificado)
Compartir este contenido: