Síguenos en:

La meditación, medicina para el amor.

Imagen de Vivian Toussieh

“Meditación es, sentarse y sentirse.”
Dokusho Villalba

En relación con mi artículo de la semana pasada en el que vimos cómo la meditación nos ayuda a incrementar nuestra inteligencia emocional y mejorar nuestras relaciones de pareja; A continuación exploraremos más a fondo el significado de la meditación, sus objetivos, beneficios y cómo llevarla a cabo.

El significado de la palabra meditación es: la práctica de la naturaleza intelectual, a través de la cual se potencializa la atención, se calma la agitación mental y se pone la consciencia en el momento presente.

Cada persona vive la meditación de manera individual y diferente por lo que su definición puede tener variadas connotaciones. Hay quienes lo viven como una actividad espiritual o religiosa, mientras que otros lo consideran un ejercicio intelectual para acallar el bullicio interno y conseguir estados más creativos, así como emocionalmente positivos.

Lo cierto es que los beneficios que tiene la meditación están científicamente comprobados. Existen una gran cantidad de estudios clínicos que demuestran sus efectos:

• Reduce la presión sanguínea.
• Alivia el estrés, la ansiedad y la depresión.
• Potencia la salud física y mental.
• Desarrolla la inteligencia emocional y la empatía.
• Aumenta el coeficiente intelectual.
• Mejora la memoria.
• Incrementa la atención.
• Produce felicidad.
• Aumenta la lívido.
• Estimula el sistema inmunológico

Se ha visto a través de estudios de encefalograma, que según se profundiza en la meditación nuestro cerebro pasa por diferentes frecuencias:

1) Comienza por las ondas beta las que aumentan la concentración;

2) Luego entra en las ondas alfas que producen relajación y creatividad;

3) Posteriormente, en la meditación profunda, con las ondas theta se activa la solución de problemas;

4) Finalmente, cuando se alcanza la meditación avanzada, se llega a las ondas delta con sueño profundo sin estar dormido.

Los básicos para meditar:
1) Encuentra un espacio apropiado para tu práctica. Procura que sea lo suficientemente e amplio e íntimo para que te sientas cómodo y te inspire calma.

2) Determina el tiempo. Se ha observado que los mejores momentos para meditar es al levantarse o antes de acostarse. Sin embargo la meditación se puede practicar a cualquier hora del día. Comienza por practicarla por 8 minutos. Cuando te sientas cómodo ve aumentando 2 o 3 minutos cada vez, hasta que logres cumplir 20 minutos diarios.

3) Procura vestir ropa cómoda, ligera y que te permita respirar libremente.

4) La postura corporal es un punto clave de la meditación, se puede meditar en cualquier posición que mantenga la columna vertebral derecha y nos resulte agradable para la experiencia.

i) Puede ser sentado en una silla con la espalda recta sin recargarse en el respaldo, con los dos pies derechos paralelos a los hombros. No cruces las rodillas, esto genera un bloqueo en la circulación de tu energía.

ii) Otra posición es recostarse sobre una superficie plana con todos los músculos relajados. Abre tus piernas un poco más que el torso, coloca los brazos separados del cuerpo con las palmas hacia arriba.

iii) La postura de loto es la más indicada. En un principio puede sentirse molesta para el cuerpo hasta que nos acostumbramos a ella. (no se recomienda si tienes dolores de rodilla)

Postura de loto: Siéntate con las piernas cruzadas sobre una superficie plana. Si no puedes subir los dos pies sobre tus muslos, solamente sube el pie izquierdo sobre el muslo derecho y manteniendo el pie derecho debajo del muslo izquierdo. Coloca tus nalgas sobre un cojín de tal manera que el tronco esté un poco más alto que las piernas. Mantén tu espalda derecha sin hacer un sobreesfuerzo.

5) Puede ser con los ojos cerrados o abiertos dependiendo la técnica de meditación que se use.

6) Posición de las manos: descansa los brazos sobre los muslos y las palmas extendidas con el pulgar y el dedo índice tocando ligeramente.

Existen diferentes técnicas de meditación, te sugiero que pruebes algunas hasta que encuentres la que se ajuste más a ti. En mi caso, la que más me funciona es la meditación Zen ya que es muy simple y la he podido practicar por años experimentando y gozando de sus beneficios en mi vida diaria.

Algunas de las técnicas de meditación son:

Respiración.
Consiste en realizar ejercicios concretos y repetitivos de respiración. Con los ojos cerrados, se pone toda la atención en el aire que inhalamos y exhalamos. Como va recorriendo nuestro cuerpo desde los orificios nasales hasta llenar los pulmones.

Puede ser simplemente atendiendo la respiración natural. Otra manera es contar las respiraciones, por ejemplo: inhalo uno, exhalo. Inhalo dos, exhalo repito… inhalo uno, exhalo; inhalo dos, exhalo… así sucesivamente.

Atención en un objeto.
Es mediante la inducción a un estado de concentración poniendo la atención en un objeto específico como una vela encendida, una imagen, un árbol, un color, etc… hasta lograr el estado meditativo.

El sonido.
Una vez que se está en posición de meditación se atiende a un sonido, cánticos, campanas o mantras. De tal manera que toda nuestra concentración está en esos sonidos repetitivos hasta acallar los pensamientos de la mente.

Zen.
Zazen (meditación sentado) es el tipo de meditación que se utiliza en el budismo Zen. Se realiza de la siguiente manera: siéntate sobre una pequeña almohada en posición de loto o medio loto. Coloca las manos en mudra cósmica. Coloca tu rostro con la barbilla ligeramente hacia el pecho, piensa únicamente en la respiración; no trates de respirar de forma especial, atiende a la respiración natural. Cuenta mentalmente después de cada inhalación y exhalación hasta llegar al número 9. Se comienza de nuevo del 1 al 9 continuamente por aproximadamente 15 minutos. Luego continúa con la respiración sin el conteo, hasta cumplir los 20 minutos. Pon una alarma ligera para que no tengas que concentrarte en el reloj. Cuando termines abre lentamente tus ojos y calienta tus manos y tus pies poco a poco con sutiles movimientos para aumentar la presión arterial hasta su nivel normal.

El Zazen comienza con sentarse callado y es una herramienta que puede llevarnos a un profundo descubrimiento de la consciencia oculta dentro de nosotros. Nos ayuda a observarnos en silencio con todos nuestros sentidos.

Para obtener los beneficios de la meditación es necesario practicarla diariamente. Que se vuelva parte de nuestra rutina, como el ejercicio o la ducha. Hacer de la meditación una prioridad es muy prometedor, haz la prueba 21 días y te aseguro que te sorprenderás con el cambio.

¡Compártenos tu experiencia! [email protected]

Con amor,
Vivian Toussieh

ESCUELA DE LA VIDA
Compartir este contenido: 

Contenidos relacionados

¿Cómo llevarme bien con la ex de mi marido?...
Después de un largo día de trabajo, cuentas los...
El papel de la pareja para encontrar la felicidad...
Vivian Toussieh
Psicóloga y escritora. Incansable buscadora de la verdad, de la profundidad de la vida y de las personas Vivian M. Toussieh. estudió psicología en un intento por adentrarse a la mente y las emociones humanas de manera profesional y personal. Conocer las teorías sobre el desarrollo y la esencia humana son su pasión. Busca a través de ellas comprender el sentido de la vida y las relaciones humanas. El enfoque de sus obras tienen sus raíces en esta búsqueda por entender el universo, al hombre y a la divinidad.