Síguenos en:

¿Qué hacer con el chantaje emocional?

Imagen de Vivian Toussieh

¿Sientes que tu pareja o alguna persona cercana a ti te manipula por medio de sentimientos de culpa, temor u obligación? ¿Por qué hay gente que tiene la virtud de superarnos emocionalmente, haciéndonos sentir por completo derrotados?

¿Te gustaría saber que puedes hacer para no sentirte atrapado(a) en esta red de invalidación?

 

El chantaje emocional nos hacen sentir que perdemos la partida sin tener la oportunidad de expresar  lo que sentimos ni defender nuestros intereses. Por lo general es una persona en particular: nuestra pareja, uno de nuestros padres, un hermano,  amigos o hasta nuestros hijos. Nos manipula de una manera tan hábil y coherente que logra hacernos olvidar todo lo que sabemos acerca de cómo desempeñarnos como adultos independientes. Estas personas nos brindan su afecto y estima cuando se les da lo que ellos piden, a  menudo terminan amenazándonos a fin de lograr lo que quieren, o haciéndonos sentir muy culpables cuando no hacemos su voluntad.

 

Podemos conducirnos de forma exitosa y eficiente en otros aspectos de nuestra vida y a pesar de ello, cuando estamos frente a estas personas nos sentimos abrumados, impotentes, frustrados y resentidos. Cuando estamos ante él renunciamos a nuestros propios deseos por satisfacer los suyos.

 

El chantaje emocional es una forma de manipulación muy poderosa, el mensaje que conlleva es: “si no te comportas como yo quiero, vas a sufrir.” Estas son algunas de las actitudes que utilizan:

 

-       Ignoran o no le dan importancia lo que tu sientes o deseas.

-       Constantemente amenazan con terminar la relación.

-       Siempre piden más no importa cuanto estén recibiendo.

-       Te dicen, de forma directa o indirecta, que abandonarán todo, que se van a hacer algún tipo de daño o que van a caer en depresión si no haces lo que ellos quieren.

-       Suponen como algo obvio que vas a ceder a sus pedidos.

-       Te consideran egoísta, malo, codicioso, insensible o indiferente cuando no cumples sus deseos.

-       Te dan elogios y cariño cuando cedes a sus exigencias o retiran esa actitud positiva y aprobatoria cuando no lo haces.

 

Según la Dra. Susan Forward, terapeuta especializada en acoso moral, existen 4 tipos de chantajistas emocionales:

  1. Víctimas: “Si no haces lo que quiero, voy a sufrir y mi sufrimiento será culpa tuya.”
  2. Castigadores: “Si intentas dejarme, te quito todo lo que tienes.”
  3. Auto castigadores: “Si me dejas, me mato.”
  4. Seductores: “te  doy todo si…” promesas a costa de lo que ellos quieren.

 

 

Se necesitan dos para el chantaje.

Es importante mencionar que si no fuera por nuestra cooperación el chantaje no podría existir. Nuestra sumisión es lo que recompensa al que nos manipula. Y aunque muchas  de las veces el chantajista tiene una gran habilidad para enmascarar la presión que ejerce sobre nosotros, y hace que nos cuestionemos nuestra propia percepción de lo que está sucediendo. Tenemos que salirnos de ese circulo vicioso en el que nosotros también cumplimos un rol. Ya que el precio que pagamos es muy caro, nuestra autoestima se va devaluando poco a poco y vivimos en un constate subibaja emocional que nos desgasta en todas nuestras áreas de la vida.

 

La culpa y el  miedo son dos factores que juegan un rol importante en el chantaje. Estas dos emociones son una parte integral de todo ser humano. Cuando están justificadas son funcionales ya que nos ayudan a prever o defendernos del peligro así como a mejorar nuestras conductas. Sin embargo, cuando son injustificadas distorsionan nuestra visión y actitudes frente a la vida y las personas.

 

Así nos sentimos en el chantaje emocional:

  1. Yo actúo.
  2. La otra persona se altera.
  3. Asumo la responsabilidad total del enojo de la otra persona, tenga o no que ver.
  4. Me siento culpable.
  5. Hago cualquier cosa para reparar el daño, con el fin de volver a sentirme mejor.

 

Muchas veces nos volvemos adictos a la culpa, y pensamos que tenemos que sentirnos culpables de todos los problemas que suceden en la vida de los demás, aún cuando tenemos poco o nada que ver con ellos.

 

También podemos padecer el Síndrome Atlas pensamos que somos los únicos responsables de solucionar los problemas de todo el mundo, post poniendo nuestras propias necesidades.

 

Los principales miedos son a la desaprobación,  a la ira, miedo al cambio, miedo al abandono. Hay que hacernos la preguntarnos ¿A qué tengo miedo? ¿Qué es lo peor que puede suceder? Darnos cuenta de nuestros miedos nos ayuda a ver la raíz de nuestra conducta.

 

 

Ahora veamos ¿Cómo terminar con el chantaje emocional?

 

Lo primero que tenemos que hacer para salirnos de este juego tan peligroso y desgastante, es darnos cuenta que está sucediendo. Tener consciencia de lo que está pasando en nuestra relación es el paso fundamental para empezar con el cambio.

Cuando nos rendimos frente al chantaje emocional, perdemos contacto con nuestra propia integridad, esa brújula interior que nos ayuda a determinar cuáles deberían ser nuestros valores y nuestra conducta. Empecemos por reconectarnos con nuestros sentimientos de nuevo.

 

 

El segundo paso es hacer un plan o tener una estrategia para vencer esta dinámica en la que hemos entrado.

 

Algunas estrategias propuestas por la Dra. Forward son:

 

Comunicarnos sin defendernos.

Evitar reaccionar ante el chantaje, es decir: no disculparnos, llorar, razonar, suplicar, explicar, ceder, rendirse. En vez hay que decir frases como:

·      Entiendo tu punto de vista.

·      Creo que tu posición es interesante.

·      ¿En serio?

·      Hablemos cuando estés más tranquilo.

·      Podría ser.

·      Tienes todo el derecho a opinar.

·      Puede se que tengas la razón. (aunque no creas que es así)

·      Lamento que te enojes.

 

Hacer del chantajista un aliado.

Cuando estamos en una crisis de chantaje emocional, resulta útil involucrar a la otra persona en la resolución del problema, en vez de defendernos, alegar o tratar de hacer que entiendan nuestro punto de vista. Pedirle ayuda, información o sugerencias puede abrir otra posibilidad a la discusión.

Por ejemplo:

¿Me puedes ayudar a descubrir qué podemos hacer para resolver este problema?

¿Me puedes ayudar a entender por qué este problema es tan importante para ti?

 

Negocia e intercambiar.

A veces resulta útil hacer un trueque. Cuando se requiere que la otra persona cambie su actitud a cambio nosotros reconocemos la necesidad de modificar algo de nuestro comportamiento.

Llegar a acuerdos entre los dos es de utilidad. Es importante hacerlo en un momento de calma, después de la crisis, cuando las cosas se hayan enfriado.

 

Recurrir al sentido del humor.

No hay nada más íntimo que compartir un chiste o una broma con alguien.

Busca un aspecto gracioso de tu comportamiento, del otro o de la situación.

Recuerden una situación cómica que hayan vivido.

Esto puede generar una atmósfera más cálida para abrir el diálogo.

 

A la acción.

Encontremos herramientas para determinar cuando te están manipulando y claves fundamentales para librarme del chantaje emocional.

 

Para enfrentarnos al chantajista emocional tenemos que:

Aprender a comunicarme y responder de una manera diferente.

  • Un nuevo estilo de expresión.
  • Cambiar el tono emocional.
  • Determinar y poner límites.
  • Evitar la costumbre.
  • Resistir la incomodidad del cambio.

 

Cuándo he logrado defender mi integridad:

  • Defino quién soy, en lugar que los otros me definan.
  • Defiendo las cosas que creo.
  • No permito que el miedo domine mi vida.
  • Encaro a las personas que me han herido.
  • Cumplo con las promesas que me hago a mí mismo.
  • Protejo mi salud física y emocional.
  • Digo la verdad.

 

No hay forma de saber cómo va a reaccionar la otra persona. Pero podemos empezar hoy con la disposición al cambio, abrirnos la puerta a otra posibilidad en la que podamos expresar nuestros sentimientos y establecer nuevos límites en nuestra relación.

 

Con amor,

Vivian Toussieh.

Compartir este contenido: 

Contenidos relacionados

¿Cómo llevarme bien con la ex de mi marido?...
Después de un largo día de trabajo, cuentas los...
El papel de la pareja para encontrar la felicidad...
Vivian Toussieh
Psicóloga y escritora. Incansable buscadora de la verdad, de la profundidad de la vida y de las personas Vivian M. Toussieh. estudió psicología en un intento por adentrarse a la mente y las emociones humanas de manera profesional y personal. Conocer las teorías sobre el desarrollo y la esencia humana son su pasión. Busca a través de ellas comprender el sentido de la vida y las relaciones humanas. El enfoque de sus obras tienen sus raíces en esta búsqueda por entender el universo, al hombre y a la divinidad.