Síguenos en:

EL CAMINO DE REGRESO A TU SER Por @Patricia_Zepeda

Imagen de Patricia ZEPEDA

En mi artículo anterior les comenté que les daría algunos consejos que pueden ser fáciles y prácticos para recuperar nuestra paz interior, pues bien, recordemos y seamos conscientes de que nuestra mente es tan poderosa, que el pensamiento que apenas estamos componiendo y descifrando de manera verbal, nuestra mente ya lo acepto y lo hizo suyo como tal, sea bueno o malo, por ello la importancia de pensar en positivo de decir si puedo, si soy capaz, sí, siempre si, hasta que te la creas y lo hagas.

Lo dije y lo vuelvo a repetir: los límites te los pones solo tú. El mundo necesita un cambio, una sociedad de gente libre, informada, respetada, de gente feliz, consciente de sus aciertos y virtudes, de que no todos somos iguales, por ello la importancia de aceptarnos y aprender a amarnos y comprendernos para vivir en paz. Todo empieza por ti, es un proceso que viene de dentro quizás complicado porque no nos lo inculcaron de esta manera pero no imposible y nunca tardío para llevarse a cabo.

En este momento la humanidad necesita paz, si tú, desde tu trinchera vibras en positivo y yo, y el de a lado…, podemos quizá ser ese granito de arena para generar el cambio. Somos energía pura, dejémos de desgastarla con odios, rencores y dolores. Empecemos a buscar esa paz en nuestros corazones y transformar así el inconsciente colectivo para practicar el sentimiento más hermoso que nos ha dado la vida: el amor.

Les sugiero algunos aspectos para empezar a recuperar la paz interna

1.- Tómate unos minutos para reflexionar acerca de tu estilo de vida actual y pregúntate si realmente eres feliz. Si la respuesta es no, empieza haciendo pequeños cambios que te llenen y te hagan sentir mejor.

2.- Aprende a cerrar ciclos, seamos conscientes de que todo lo que empieza tiene su final, en el viaje por la vida siempre va a haber rupturas, cambios y esos cambios es normal que nos produzcan miedo por ser desconocidos pero no hay que temer, hay que soltar, renovar fuerzas y salir adelante, buscar nuevos ambientes, nuevas personas y realizar nuevos proyectos. Cerrar un ciclo, tomar de él lo aprendido y vivir el presente.

3.- Dar de ti siempre. ¡Compárte! te aseguro que todos los días va a haber alguien a tu lado que necesite algo de ti, desde cosas materiales que te pueden estar sobrando hasta un abrazo o una sonrisa que en definitiva son magia pura y tienen una energía tremenda.

4.- Practica alguna técnica sencilla para iniciarte en la meditación. Comenzar por sentarte 10 minutos al día a escuchar tu respiración es una gran idea. No te preocupes por los pensamientos que llegan a ti, simplemente respira.

5.- Mi favorita: ¡Agradece! Agradece siempre, a Dios (si eres creyente), a la vida, al universo, a todo lo que llegue a tu vida dile gracias, sea bueno o malo agradécelo porque por algo está ahí y algún aprendizaje te va a dejar, te aseguro que el cambio que sentirás en tu interior se verá reflejado espiritual, psicológica y físicamente.

Así que proponte amar la vida, abrir tu mente y tu corazón a experiencias positivas y conectar con ellas hasta lograr tu paz interior.

Y bueno, hablando de agradecer, yo quiero agradecerles a ustedes por leerme, por tomarse el tiempo de dar vida a mis letras y dejarme compartir con ustedes un pedacito de mi alma.

Me gustaría que me enviaran sus sugerencias acerca de los próximos temas que les gustaría que tocáramos, pueden hacerlo vía twitter: @Patricia_Zepeda o bien directamente a: [email protected]

Compartir este contenido: 

Contenidos relacionados

Por Patricia Zepeda En tiempos actuales estamos...
Conocer las Leyes Universales es una acción...
Vivimos en un tiempo bombardeado de publicidad en...
Patricia ZEPEDA
Patricia Zepeda Actriz, especializada en arte dramático por la escuela Arte Escénico M.P. y la facultad de teatro de Xalapa Ver. Productora asociada de la empresa Butaca Films. Guionista y productora asociada de la serie 91.Miedo. Licenciada en Psicología y en educación infantil. Profesora de literatura mexicana e hispanoamericana.