Síguenos en:

Hablemos de Salud Mental por @patricia_zepeda

Imagen de Patricia ZEPEDA

HABLEMOS DE SALUD MENTAL

El hecho de hablar de salud mental con un terapeuta no quiere decir que estemos sufriendo un trastorno grave o que tengamos cierto grado de locura por el hecho de asistir a terapia, la salud mental no solo se remite a los trastornos, abarca también nuestra estabilidad emocional e higiene mental.

Cada ser humano en mayor o menos medida, sufre diariamente de dificultadas como inseguridad, baja autoestima, ansiedad, nerviosismo, pensamientos negativos o por el contrario ego excesivo, sensación de superioridad, entre muchas otras.

Estamos ya muy cerca de las vacaciones de verano y veo gente enfocada en pleno al cuidado de su cuerpo, lo cual es excelente, a mí me encanta hacer deporte lo disfruto y me hace sentir muy bien, pero existe también un cuidado muy importante y ese es el cuidado anímico. Cuando una persona sufre un golpe podemos verlo físicamente, pero cuando alguien sufre de una herida emocional interna es muy difícil de percibir y esa persona puede vivir por mucho tiempo con ese problema hasta que nos demos cuenta. Hablar de autoestima y paz interior no es mencionar hechos visuales pero si, es hablar de uno de los pilares centrales y más fuerte de nuestro desarrollo emocional.

Muchas personas llegan a terapia porque tienen la sensación de vivir encerradas en la monotonía, en una vida que no han elegido, se sienten insatisfechos y la gran mayoría opta por el conformismo. Cuando decidimos hacer cambios personales siempre queremos que se vean resultados rápidamente saltar del 1 al 10 y no es así, aprendamos a iniciar con cambios pequeños, graduales para llegar poco a poco a donde queremos estar, a esa vida que tanto anhelamos vivir y disfrutar sin morir en el intento.

Todos tenemos días buenos y malos, pero eso lo decidimos nosotros, si las cosas no surgen como las tenemos planeadas, llega el estrés, baja el ánimo y el día se vuelve gris. No debemos permitirlo, hay que liberar ese estrés y elegir alguna actividad que nos haga sentir bien o simplemente sino puedes salir, recurre a un recuerdo lindo, eso puede cambiar tu estado anímico.

Sería muy fácil poder tirar las preocupaciones a la basura o guardarlas bajo llave y dejarlas allí pero esto aunque suena atractivo, no es posible, las preocupaciones se quedan en el inconsciente aunque las queramos ignorar por eso debemos atenderlas a tiempo. Lo que si podemos hacer es distraer nuestra atención como lo mencionaba párrafos arriba, una recomendación que a mí me funciona es armar rompecabezas, leer, resolver sopas de letras, salir a caminar y esto puede incrementar nuestro nivel de bienestar y ayudar a sanar nuestro estado emocional.

Arriesgarse cada día y enfrentar nuestros miedos también es fundamental ya que la mayoría de ellos solo están en nuestra mente, en ocasiones el estrés que provoca esos miedos es el contexto de sobre exigencia en el cual vivimos en la actualidad donde nos exigimos tanto y tratamos de ser tan perfectos que terminamos dañándonos a nosotros mismos por quedar bien con los demás.

Por último, es fundamental hacer un análisis de nuestro entorno social, con quienes compartimos la vida, nuestras actividades sociales, el nivel de nuestro ego, las conversaciones con la gente de la cual nos rodeamos, el cuidado de la salud mental es un proceso diario, constante, es una amistad y una lealtad que adquieres contigo mismo desde el momento de tu nacimiento, tienes en tus manos la enorme posibilidad de cuidarte y hacerte feliz o por el contrario de arruinarte la vida. Así que, no más peros y… ¡Adelante! Que tener una vida más productiva y satisfactoria sea nuestra nueva meta.

Me gustaría cerrar con una estadística que nos debe mover a todos, aproximadamente de cada 5 personas, 4 necesitan atención medica por trastornos mentales, neurológicos, por uso de sustancias o por estrés, el problema que ocurre y que considero gravísimo es que en los países con ingresos bajos y medios-bajos al igual que en las comunidades rurales no existe ni se habla de tal atención, es una estadística fuerte que nos debería llevar a la reflexión de dicha problemática y a la búsqueda de soluciones puesto que es derecho de todos vivir y convivir con paz, equilibrio mental, sin temores y sin prejuicios.

Dudas, comentarios, críticas, sugerencias, contacto para terapias y demás… Todos bienvenidos en mis redes sociales:

twitter:@Patricia_Zepeda Instagram:LA_ZEPEDA Mail: [email protected]

Gracias por leerme y comentar.

ESCUELA DE LA VIDA
Compartir este contenido: 
Patricia ZEPEDA
Patricia Zepeda Actriz, especializada en arte dramático por la escuela Arte Escénico M.P. y la facultad de teatro de Xalapa Ver. Productora asociada de la empresa Butaca Films. Guionista y productora asociada de la serie 91.Miedo. Licenciada en Psicología y en educación infantil. Profesora de literatura mexicana e hispanoamericana.