Síguenos en:

Los celos cíclicos: Un dragón de dos cabezas

Imagen de Vivian Toussieh

Los son celos una arma de doble filo

Sentir celos es una de las emociones más comunes en la pareja. Enferman, destruyen matrimonios, descomponen la vida emocional del que los deja entrar a sus entrañas, confunden los pensamientos, perfilan nuestras acciones y muchas veces controlan nuestras vidas completas.

Los celos son una emoción natural del ser humano, es la respuesta ante la amenaza de perder al ser amado. Sin embargo, se puede volver una enfermedad cuando:

-Se convierte en una obsesión es decir, una idea repetitiva que se impone de manera tenaz y genera un estado de ansiedad en el individuo. Cuando tenemos un pensamiento que no podemos apartar de la mente a pesar de nuestros esfuerzos, generalmente va de la mano con el miedo.

-Nos genera comportarnos de manera irracional. La preocupación se apodera de nosotros y actuamos sin pensar claramente.

-Nos provoca emociones como ira, depresión, venganza, angustia, inseguridad, ansiedad, entre otras.

-Provoca comportamientos compulsivos: cuando tenemos una obsesión mental sufrimos de un estado de alerta desmedida que genera tensión psíquica. Esta energía busca salir de alguna manera para que la persona regrese a su estado de equilibrio nuevamente. Normalmente provoca una compulsión, es decir una conducta repetitiva cuyo objetivo es el de evitar o reducir la ansiedad o angustia. Por ejemplo: llamar repetitivamente al celular de la pareja, buscar algún elemento que compruebe la infidelidad, esculcar las pertenencia del otro, checar su celular a escondidas, meternos en su cuenta de redes sociales.

-Es el centro de nuestra vida emocional. Cuando sufrimos de celotipia (la patología de los celos) buscar una evidencia de traición, revisar las relaciones externas de la pareja, indagar en sus pertenencias se convierte en lo primordial para el enfermo.

Por el contrario de nuestro objetivo que es mantener a la relación, los celos nos alejan de nuestra pareja, de nuestro bienestar y de la felicidad. No hay manera de controlar a los demás, es importante aceptar que cada individuo es responsable de sus propios actos, por mas esfuerzo que hagamos en evitar una infidelidad, no esta en nuestras manos es decisión. Lo que si esta en nuestras manos es ponernos a trabajar en nosotros mismos. El verdadero amor empieza con el amor hacia uno mismo, dejar entrar los celos a nuestro corazón significa herirnos y poner nuestra vida en manos de un dragón de doble cabeza: la ira y la venganza. A ese dragón solo lo puede vencer el arma del amor propio. Nuestra autoestima es el hilo que conduce nuestras relaciones. Mientras mas nos apreciemos a nosotros mismos generamos que los demás nos respeten y aprecien.

Te invito a reflexionar sobre esto: ¿Confío en mi pareja? ¿Qué evidencias tengo para tener celos? ¿Cuánto tiempo dedico a investigar la vida privada de mi pareja? ¿Creo que puedo controlarlo poniéndole restricciones?

Si los celos están consumiendo tu vida te invito a que busques ayuda profesional para liberarte de esta obsesión y puedas tener una relación más sana. Existen grupos de apoyo como: Codependientes Anónimos, grupos terapéuticos o una terapia individual. No dejes que los celos acaben con tu vida y con tu relación. Contáctame a través del correo [email protected]

Con Amor,
Vivian Toussieh.

Vivian Toussieh
Compartir este contenido: 
Vivian Toussieh
Psicóloga y escritora. Incansable buscadora de la verdad, de la profundidad de la vida y de las personas Vivian M. Toussieh. estudió psicología en un intento por adentrarse a la mente y las emociones humanas de manera profesional y personal. Conocer las teorías sobre el desarrollo y la esencia humana son su pasión. Busca a través de ellas comprender el sentido de la vida y las relaciones humanas. El enfoque de sus obras tienen sus raíces en esta búsqueda por entender el universo, al hombre y a la divinidad.