Síguenos en:

¿Mi depresión afecta a mis hijos?

¿Mi depresión afecta a mis hijos?

Por desgracia la respuesta es SI, las madres y padres que padecen depresión tienen dificultades para mantener relaciones interpersonales saludables, sufren mayor retraimiento e interacciones negativas con otros, este efecto en el ambiente familiar produce un pérdida secundaria de la salud mental en los hijos; aunado a la predisposición genética que se ha probado que posee la depresión. La cantidad de mujeres que en este momento están pasando por una depresión durante el embarzo es impresionante sobretodo porque es en este momento en donde los niveles de hormonas se incrementan, que empiezan a surgir conflictos con la pareja y esto puede transformarse en una crisis.

Los padres con depresión tiene menor habilidad de criar a sus hijos de manera cálida, constante y sensible, hay menos percepción e impulso para responder a las necesidades de sus niños; se les dificulta brindar poco apoyo y afectividad. Un padre o madre deprimida no será capaz de mantener una disciplina justa y constante (la disciplina dependerá del humor y estado de ánimo) y es poco probable que pueda otorgar firmeza, consistencia y concesión de autonomía.

Afectos en diferentes períodos del desarrollo:

Depresión materna durante el embarazo: en el feto hay aumento de la frecuencia cardíaca, retraso del crecimiento intrauterino, prematurez y bajo peso al nacer. Además, al nacer los niveles de cortisol (hormona del estrés) aumentan su concentración de sangre hasta 12 meses después de haber nacido su pequeño.

Primer año de vida: si hay depresión de la madre en el primer año de vida se han reportados problemas infantiles como depresión y mala conducta hasta 7 años mas tarde.

Adolescentes con padres deprimidos tienen tasas de depresión 6 veces mas altas que los hijos de padres no deprimidos; hay aumento de conflicto por obtener autonomía, pobre regulación emocional y patrones conductuales que deterioran su integración social.

En los hijos se genera funcionalidad social deficiente y el desarrollo de conductas mal adaptativas como evitación de situaciones temidas e interpretaciones negativas de eventos cotidianos que finaliza en un pobre ajuste social.

La depresión en los padres se ha relacionado con mayor riesgo de obesidad en sus hijos, lo anterior se asocia a que tienen horarios de alimentación muy variables, mayor consumo de bebidas azucaradas y alimentación no preparada en casa al menos tres veces por semana, poca capacidad para poner límites acerca del alimento, los niños duermen menos horas por día y pasan menos horas en actividades físicas de juego

Finalmente se dificultará en los hijos la integración de la autoregulación emocional , la adaptación y menor desarrollo de sus capacidades cognitivas y sociales y un malestar psicológico que terminara haciéndolo vulnerable a desarrollar depresión, ansiedad u otro diagnostico como consumo de drogas, etc.

Si deseas obtener mas información, una valoración y un manejo profesional te invitamos a escribirnos al correo electrónico [email protected].

Dra. Sandra Rebeca Pascacio Vázquez
Especialista en psiquiatría

Nota Importante: Les compartimos aquí el video "Cómo salir de una depresión" hecho por Julia Inés Calzada, este un vídeo que explica cómo podemos salir adelante si tenemos una depresión pasajera, cuando existe una depresión clínica es necesario acudir a un médico o consultar a un especialista. Para mayores aclaraciones sobre este tema consulten a la Dra Sandra Rebeca Pascacio en su correo electrónico.

GRACIAS

ESCUELA DE LA VIDA
Compartir este contenido: 
Rebeca Pascacio
Especialista en Psiquiatría. Procesos depresivos en infantes y adultos. Es divulgadora de las ciencias cognitivas en el museo de la CIencia UNIVERSUM