Síguenos en:

Para atrás mi México, ni para tomar impuslo

Imagen de Julia Ines CALZADA

“Para atrás mi México, ni para tomar impulso”

Este es nuestro momento, el que hemos esperado con desesperación. La oportunidad vino de la Tierra y es momento de no soltarse, agarrarse férreamente los unos a los otros sin diferencias de clases, estudios o color de piel. Requerimos a todos: estudiantes, arquitectos, abogados, artistas, futbolistas, cocineros, floristas y todo tipo de personas, empleadas y desempleadas, estudiantes o sin estudio alguno. Necesitamos que esta cadena no se rompa y que la energía se multiplique exponencial.
Este 19S la Tierra se movió para sacudirnos la indiferencia, la desconfianza o la arrogancia que nos asfixiaba y nos dio la posibilidad de mirarnos los unos a los otros, para re-conocernos y re-significarnos como una sociedad llena de gente dispuesta, honesta y buena. Hoy, sabemos que estamos juntos, que somos muchos y que sí podemos. Tenemos la posibilidad de vivir en un Estado de Derecho que garantice la calidad de vida a sus ciudadanos y la confiabilidad en un sistema de justicia. La Tierra nos hizo vernos por fin como pares, sin la necesidad de ser “iguales” pero con el mismo derecho a vivir con dignidad y elegir lo mismo. Sin igualdad no hay democracia ni justicia. Si los ciudadanos no somos capaces de “sentir por el Otro” y luchar por los derechos de los demás, no solamente vivimos en una burbuja de realidad, estamos condenados a vivir a merced de un Estado déspota que solo cobija a sus favoritos. Sin dignidad ni libertad de por medio.
Tenemos más de una generación de jóvenes atrapados entre los bloques de concreto de un sistema asfixiantentemente corrupto, sepultados durante años en una masa pesada de indiferencia que se ha llevado vidas al no poder hallar prosperidad más allá de la transa. Generaciones enteras sin una posibilidad de salir adelante, han tenido que ir deslavando sus sueños y vender su dignidad para trabajar en el Gobierno, en un partido político o pertenecer al narco. Esas son las grandes opciones que ha tenido el mexicano promedio.
Hoy estamos empoderados, pues nos hemos dado cuenta que estamos juntos, que somos muchos y que si permanecemos unidos podremos remover el cemento de la corrupción y la indiferencia asfixiante que pesa sobre la espalda de nuestra sociedad. Sabemos que soldados, civiles y marinos están con nosotros, que vamos a sacar las vidas que están sepultadas bajo este sistema de Gobierno indiferente que promueve la pobreza y la ignorancia como base del sistema de corrupción.
Encontraremos vidas muy valiosas bajo el escombro, talento, creatividad y prosperidad nos esperan como recompensa. Entendamos que jóvenes somos todos los que no nos hemos dado por vencidos y nos merecemos la oportunidad de tener un futuro distinto. Por ti, por tu hijo o tu nieto, esto tiene que cambiar.
El filósofo francés de origen judío Emmanuel Levinas (1906-1995, Francia) tenía razón cuando afirmó en su libro “Humanisme de l´Autre” (Humanismo del Otro) que solo de la empatía y del reconocimiento del otro emanan los grandes valores de la sociedad y se construyen los cimientos de la democracia.
Hablamos del temblor y de las posibilidades que con él se avienen. Posiblemente lo más importante que nos dejó el terremoto es “La Mirada del Otro” Vernos a los ojos y reconocernos fraternalmente, venciendo por fin las barreras que nos dividían. Por una vez salimos del encapsulamiento de nuestra realidad personal para mirar las necesidades del Otro (sí, con mayúscula). Por una vez, los mexicanos dejamos el tufo de privilegiados o el estigma de abandonados y nos reconocimos como pares, iguales en derecho. Nos dimos cuenta que mi hijo y tu nieto valen exactamente lo mismo: Ahora tenemos un puente que nos une.
La Revolución Francesa abanderó los tres principios de “Libertad, Fraternidad e Igualdad” y los asentó como cimientos de su democracia. Es momento de que los mexicanos tomemos el timón y determinemos cuales son los principios en los que vamos a cimentar nuestra Nueva Democracia. Debemos aferrarnos a ellos en todos los aspectos de nuestra vida. Comprometernos a llevarlos a cabo como la linterna que nos sacará de la oscuridad.
La HONESTIDAD debe estar entre el pool de las propuestas. Para mi juicio este debe ser abanderado como un principio inquebrantable, innegociable e insustituible dentro de nuestro nuevo código social. Solo así lograremos la sociedad que todos anhelamos. Es momento de construir sobre la Honestidad y el Honor. En el Reino Unido los británicos tienen un sistema de promover el mérito, la honorabilidad y la excelencia en el servicio a la sociedad con grandes honores. ¿Por qué no comenzamos los mexicanos a dar un reconocimiento desde la sociedad civil organizada a aquellas personas que trabajan día y noche desde sus trincheras en combatir la corrupción? Tenemos una lista larga: Daniel Moreno, Claudio X González, Juan Pardinas, Edna Jaime, Carmen Aristegui, María Amparo Casar, Diego Luna son algunos de los nombres de quienes merecen una distinción al mérito .
Si promovemos el mérito y condenamos la corrupción, si nunca más condescendemos el robo, la mentira, la transa. Si nosotros, los civiles, nos volvemos radicalmente honestos y nos ponemos la camiseta de un “MÉXICO HONESTO” estaremos unidos para nunca más soltarnos.
Debemos estar alertas porque los partidos políticos van a intentar dividirnos. Ojo, debemos cerrarles las filas. Este momento no es de MORENA, ni PRD ni PRI, VERDE o PAN ni de nadie más que nuestro, de los ciudadanos.
Hemos empezado con el pie derecho. Vamos a ir por los responsables de los edificios que se cayeron y nos iremos hacia arriba y hacia los lados, con los responsables de los responsables. Espero con todas mis fuerzas que este sea nuestro “Momento Mexicano” y tengamos el valor de poner las reglas del juego. Para atrás mi México, ni para tomar impulso. Este es nuestro momento.

Sobre la Autora:

Julia Inés Calzada es Directora de Escuela de la Vida, plataforma online que genera contenidos gratuitos en desarrollo humano, ciencias del cerebro y toma de decisions encaminadas a la movilidad social, la prosperidad y el bienestar integral de las personas. Es egresada de la Universidad Iberoamericana de la Carrera de Comunicación, actualmente estudia la maestría en Neurociencias, Psicología y Psiquiatría en la Universidad IMPERIAL College de Londres Inglaterra.

Escuela de la Vida
Compartir este contenido: 

Contenidos relacionados

Todos hemos atravesado por situaciones difíciles...
Tormenta eléctrica antes de los 30 Antes de...
Julia Ines CALZADA
Fundadora de “Escuela de La Vida”, contenidos que inspiran a la creación colectiva y a la reinvención del individuo.