Síguenos en:

Para ser Feliz.

Imagen de Julia Ines CALZADA

"Si eres capaz de sentirte feliz cuando estás solo, haz aprendido el secreto de ser feliz" - Osho.

Queridos, me dirijo a ustedes con el cariño que saben que les tengo y todo el respeto que merecen sus pensamientos e ideas. Los invito a reflexionar y compartir este texto que les escribo en relación al tema: La felicidad y su proximidad con el movimiento, el agradecimiento y el desapego.

En estos días de fin de año, nuestros sentimientos se enfrentan al escrutinio de los pensamientos en el natural afán de calificar la calidad de nuestra vida. Preguntas como ¿Qué tan feliz soy o cuántos logros tuve en el año? son frecuentes. Si durante el año tuvimos mucho movimiento, viajes, cambios, nos vamos a percibir más satisfechos, pues tendremos la sensación de avanzar y no de estancamiento. Haremos también un corte de caja de cuánto dinero nos quedamos este año en el bolsillo, si el resultado es parco o negativo, estaremos angustiados, pero podemos usar esa sensación de insatisfacción para concentrarnos en plantear las estrategias de este nuevo año que está a punto de dar inicio. Sin estrategia el avance es poco significativo y sobretodo azaroso.
La felicidad, sin embargo, no es ni un lugar al que uno llega ni una cosa que uno compra. No es una fecha en específico, ni un logro en concreto. Tiene absolutamente nada que ver con la cantidad de fama, dinero, salud, reconocimientos, amigos, familia o amor que tenemos aunque es verdad que son impulsores, podríamos tener todo y no ser felices. Esto se deba a que la felicidad es un estado mental de fortaleza que está basado en el reconocimiento y el agradecimiento de todo lo que se es, se vive, se tiene y se aprende. Es un estado de apreciación y disfrute de cualquier posible circunstancia que nos traiga la vida, entendiendo la vida como un macro escenario de posibilidades, todas ellas valiosas, honorables y necesarias de las cuales saldremos fortalecidos tarde o temprano, sean estas agradables o desagradables.

No estoy diciendo que para ser felices debemos conformarnos y sentarnos a disfrutar un estado de contento sin esfuerzo o deseos de superación. Para ser felices debemos tener claridad en nuestros objetivos y luchar diariamente por ellos sin perder de vista que es un juego de azar, que podemos tener hoy y perder mañana, por esta razón el conocimiento y manejo del desapego es tan importante en el aprendizaje de la felicidad.
Por último me dirijo a ustedes, para agregar que la felicidad requiere que le abran la puerta. Si cada vez que llega una oportunidad a tu vida (de trabajo, dinero, amor, etc.) le estás viendo todos los defectos, inconveniencias y problemas posibles, te vas a quedar esperando toda la vida a que llegue tu felicidad. La felicidad requiere que dejes los prejuicios afuera de tu mente y te dispongas a vivir tu vida con plenitud apostando por fluir en movimiento y tomando decisiones con confianza.

Los quiero sinceramente y les agradezco su compañía en esta reflexión. Nos gustaría mucho conocer sus opiniones y que nos sigan en twitter @EscuelaVida o en facebook https://www.facebook.com/escuelavi/
Seguiremos haciendo proyectos de impacto social en 2016. Abrazo fuerte de todo el equipo de Escuela de la Vida.

ATENTAMENTE.

Julia Inés Calzada

Escuela de la Vida
Compartir este contenido: 

Contenidos relacionados

El doctor Miguel Ruiz, guardián de la sabiduría...
7 puntos para entender la Felicidad. Todos...
Conocer las Leyes Universales es una acción...
Julia Ines CALZADA
Fundadora de “Escuela de La Vida”, contenidos que inspiran a la creación colectiva y a la reinvención del individuo.